Capuchinas -Comunidad de Granada 6
Capuchinas -Comunidad de Granada 2
Capuchinas -Comunidad de Granada 4
Capuchinas -Comunidad de Granada 5

Primera Fundación de Clarisas Capuchinas en México XXXV

Cada capuchina tiene un ejemplar en su celda y es lo primero que llevan si van de viaje. Así las fundadoras llevarían buen número de ellas, pues todas las nuevas novicias que entraron en San Felipe de Jesús, habían de recibir su ejemplar. Tampoco podían faltar los libros de uso diario, libros de horas, breviarios, libros para lectura espiritual, meditación, oraciones. Es posible que entre ellos fuera alguna edición de fray Luis de Granada, autor recomendado en sus constituciones... "lo que han de meditar hallarán en los libros del doctor Diego Pérez, y de fray Luis de Granada, y otros..." En la actual biblioteca del convento de capuchinas de Toledo hay, por citar un ejemplo, una edición de fray Luis de Granada impresa en 1.659 en Madrid por Mateo Fernández, impresor del rey, nuestro Señor.

Tampoco faltarían trisagios y novenas ni, por supuesto, disciplinas y cilicios. Sor María Felipa hace referencia en carta desde Cádiz a la práctica de las disciplinas. Tenemos constancia, por carta ya citada del cardenal Aragón, que les envía camándulas (aún hoy en uso en el convento toledano) y medallas para que lleven a México, así como Agnus Dei y rosarios.

Pensando en una nueva fundación, no podían faltar los objetos para el culto divino. En la minuta de un escrito dirigido al cardenal de Toledo dicen: "demás que llevaremos ornamentos de este convento para no ser tan cargosas..." No faltarán paños y manteles de altar, corporales y vasos sagrados, patenas, campanillas". Aún hoy en día, en el convento de San Felipe de Jesús de Coyoacán las capuchinas conservan un cáliz que llaman de las fundadoras. Sabemos que en su ajuar iba un reloj de arena, llegó roto. Tesoro inestimable para ellas era la talla del crucifijo que llevara sor Clara en sus manos cuando dejaron el convento toledano. Él las acompañó, con el las dieron la bendición en la playa de Cádiz antes de embarcar. El presidió su media cámara de popa durante la larga travesía oceánica.

Emilia Alba (Fundación del convento san Felipe de Jesús de Clarisas Capuchinas en Nueva España)

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información