Capuchinas -Comunidad de Granada 6
Capuchinas -Comunidad de Granada 2
Capuchinas -Comunidad de Granada 4
Capuchinas -Comunidad de Granada 5

Primera Fundación de Clarisas Capuchinas en México XX

Cádiz: descanso en el convento de “Santa María”

El convento de Santa María fue la comunidad que el Obispo destinó para que ahí llegaran las Madres fundadoras. Eran las diez de la noche y la comunidad aún no se había recogido, esperando a sus hermanas, y al ser avisadas de su llegada, se congregaron en la puerta reglar para recibirlas. De este modo, Francisco de Villarreal entregó a la abadesa del convento,  doña María de Rojas, a las seis madres fundadoras y habiéndose despedido nos dice el confesor:

...."de tan santa y amable compañía me retiré con la gente a la posada tan solo y con sensible dolor de esta ausencia que falta ponderación para explicar el que fue, siendo en la modestia de las madres, no la menor demostración de mi retiro, las lágrimas que al despedirnos, derramaron”.

En el barrio más antiguo y pobre de Cádiz, llamado de Santa María por una antigua ermita que allí existió dedicada a la Virgen se levantó el primer convento de monjas de la ciudad, poniéndolo bajo la advocación de Limpia y Pura Concepción. Sus monjas eran y siguen siendo hoy, Concepcionistas Franciscanas.  A pesar de los cambios sufridos a través de los años, todavía se conserva la puerta reglar por donde entraron las viajeras. Está situada en la esquina de un recogido y silencioso patio conventual. Patio encalado, arcadas y columnas esbeltas, como varas de nardo, plantas y flores por doquier.

Ha de causar una gran emoción para el visitante y conocedor de esta historia, pisar este mismo patio en el que hace varios años presenció la llegada de seis monjas, antes de comenzar la dura travesía del Océano y en cuyo lugar encontraron sosiego y reposo para sus maltrechos cuerpos y paz para su espíritu. 

Al día siguiente de la llegada de las monjas a Cádiz fue su confesor a visitarlas, encontrándose a dos de ellas con calentura, efecto del gran cansancio del viaje. Sucedieron pocos días en los que Don Francisco permaneció en Cádiz, hasta que el 31 de mayo, por la mañana se despidió, pues no quería, aumentar el costo del viaje con su presencia hasta el día de la partida de la flota. Se iba tranquilo y satisfecho de su misión, sabiendo que las capuchinas habían quedado en buenas manos…

Sor Martha Leticia

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información