Capuchinas -Comunidad de Granada 6
Capuchinas -Comunidad de Granada 2
Capuchinas -Comunidad de Granada 4
Capuchinas -Comunidad de Granada 5

Primera Fundación de Clarisas Capuchinas en México IV

Daba inicio la primavera de este mismo año y con ella una larga espera, viendo pasar otras primaveras sin que hubiera alguna noticia del arzobispo; como si hubiera desaparecido en el mar. Su silencio llenó de incertidumbre a las religiosas Toledanas, por lo que la madre abadesa dirigió una carta a la duquesa de Alburquerque, virreina de Nueva España, en donde le suplicaba su ayuda para esta obra de la fundación capuchina. La duquesa respondió muy favorablemente, ofreciéndoles su apoyo de asistirlas con cariño para que no les falte nada, mientras el duque y ella estén ahí.

Ciertamente la carta era muy consoladora, pero no lo suficiente para iniciar nuevamente los preparativos para la fundación, sin las noticias esperadas de parte del arzobispo, quien éste por su parte, no había olvidado lo que había ofrecido, tampoco quitaba de su corazón el deseo de traer a su arzobispado a las capuchinas, por lo que no cesaba de buscar los medios que hicieran posible esto.

Don Matheo Sagade Bugueiro consigue patrocinio para la fundación.
La oportunidad se presenta: Al enterarse el arzobispo de México de que Doña Isabel de la Barrera, viuda del capitán Simón de Haro, uno de los más piadosos y ricos ciudadanos de México, estaba disponiendo de la fortuna que le quedó de su marido de la que primeramente efectuó algunas fundaciones opulentas y lujosas y que cambiando el rumbo se estaba dedicando a realizar algunas obras religiosas, el arzobispo no dudó en ir a visitar a tan distinguida dama, llevando a cabo este deseo en la conversación que de ellos surgía, el arzobispo informa a esta señora de la religión capuchina, de su vida penitente, de su oración continua, de su rara pero edificante pobreza, haciéndole ver el gran beneficio para la ciudad de México gozar de tales vecinas y cómo ella podía ser patrona de la nueva fundación. Tales palabras fueron acogidas favorablemente por doña Isabel de la Barrera, quien ante Martín de Sariñana, escribano de su Majestad y vecino de México, el 17 de agosto de 1659, hace su testamento, el cual transcribo pues vale la pena conocer fielmente su contenido pero por ser un poco extenso lo dejo para el siguiente capítulo….

Sor Marta Leticia

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información